domingo, 20 de enero de 2013

Cáncer de cérvix


›CÁNCER CERVICOUTERINO


 Cáncer Cervicouterino es el crecimiento    celular anormal del cuello uterino.
 ›       Es una enfermedad que puede amenazar la vida. Cuando una mujer se infecta con ciertos tipos de virus del papiloma humano (VPH) y no elimina la infección, pueden desarrollarse células anormales en el revestimiento del cuello.


Estas células anormales pueden convertirse en células cervicales pre-cancerosas que a su vez se convierten en cáncer.

manifestaciones CLÍNICAS 

Signos y síntomas:
La paciente con frecuencia se encuentra asintomática durante las etapas iníciales del padecimiento.
Citología exfoliativa anormal (Frotis Sanguíneo).
Tardíos: hemorragia vaginal, secreción vaginal oscura, dolor lumbar, perdida de apetito, perdida de peso, edema de piernas, derrame pleural, uremia y la muerte.


SIGNOS Y SÍNTOMAS

La mayor parte del tiempo, el cáncer cervical inicial es asintomático. Los síntomas que se pueden presentar abarcan:
  •         Sangrado vaginal anormal entre periodos, después de la relación sexual o después de la menopausia.
  •         Flujo vaginal continuo, que puede ser pálido, acuoso, rosado, marrón, con sangre o de olor fétido.
  •         Periodos menstruales que se vuelven más abundantes y que duran más de lo normal.
El cáncer cervical puede diseminarse a la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Los pacientes con este cáncer generalmente no tienen problemas hasta que éste esté avanzado y se haya propagado. Los síntomas del cáncer cervical avanzado pueden ser:
  •        Dolor de espalda
  •        Fracturas o dolor en los huesos
  •        Fatiga
  •        Fuga o filtración de orina o heces por la vagina
  •        Dolor en las piernas
  •        Inapetencia
  •        Dolor pélvico
  •        Hinchazón en una sola pierna
  •        Pérdida de peso




diagnóstico



  •        Citología vaginal exfoliativa con la técnica de Papanicolaou.

  •        Prueba de Schiller.

  •        Colposcopia

  •        Biopsia radiada de la cérvix, tomando de cuatro a seis fragmentos de la unión escamoso columnar de ésta.
  •        Conización: El diagnóstico anatomopatológico es indispensable en estos casos.





Factores de riesgo

1.- Mujer en el grupo de 25 a 46 años.
2.- Inicio temprano de las relaciones sexuales, antes de los       18 años.
3.- Múltiples parejas sexuales (tanto del hombre como de    la mujer).
4.- Infección cervical por el virus del papiloma humano.
5.- Antecedentes de enfermedades de transmisión sexual.
6.- Tabaquismo.
7.- Deficiencia de folatos y vitamanas A, C Y E.
8.- Nunca haberse practicado el estudio citológico.
9.- Multipariedad (>4 partos)
10.- Desnutrición
11.- pareja de alto riesgo.
12.- >17 años
13.- >4 parejas 

El consumo de tabaco, un embarazo a edad temprana, el uso de anticonceptivos orales  y la implicancia física de una alta paridad.

Promiscuidad
Tener historial de otras enfermedades transmisibles sexualmente.
Tener pareja sexual con cáncer de cérvix o de pene.
Con infección con otros virus como el del herpes simple (HSV)tipo 2, citomegalovirus (CMV), herpes virus humano tipo 6 y 7 detectados todos en el cérvix.

PRUEBAS Y EXÁMENES

Los cambios precancerosos del cuello uterino y el cáncer cervical no se pueden ver a simple vista. Se necesitan exámenes y herramientas especiales para descubrir tales enfermedades.

  • Las citologías vaginales detectan los precánceres y el cáncer, pero no ofrecen el diagnóstico final.
  • Si se encuentran cambios anormales, generalmente se examina el cuello uterino bajo aumento o ampliación microscópica, lo cual se denomina colposcopia. Durante este procedimiento, se extraen fragmentos de tejido en forma quirúrgica (biopsia) y se envían al laboratorio para su análisis.
  • Radiografía del tórax
  • Tomografía computarizada de la pelvis

Si a una mujer se le diagnostica cáncer cervical, el médico ordenará más exámenes para determinar qué tan lejos se ha diseminado dicho cáncer, lo cual se denomina estadificación.

TRATAMIENTO

El tratamiento del cáncer cervical depende de:

  • La etapa o estadio del cáncer.
  • El tamaño y forma del tumor.
  • La edad y salud general de la mujer.
  • Su deseo de tener hijos en el futuro.
  • Procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés), que utiliza electricidad para extirpar el tejido anormal.
  • Crioterapia, que congela las células anormales.
  • Terapia con láser, que utiliza luz para cauterizar el tejido anormal.
  • Histerectomía radical, con la cual se extirpa el útero y mucho de los tejidos circundantes, incluyendo los ganglios linfáticos y la parte superior de la vagina.
  • Evisceración pélvica, un tipo extremo de cirugía en la cual se extirpan todos los órganos de la pelvis, incluidos la vejiga y el recto.
  • En la radioterapia interna, se utiliza un dispositivo lleno de material radiactivo, que se coloca dentro de la vagina de la mujer al lado del cáncer cervical y se retira cuando ella se va para su casa.
  • En la radioterapia interna, desde una máquina grande se emite radiación al cuerpo donde el cáncer está localizado. Es similar a una radiografía.

El cáncer cervical precoz se puede curar con la extirpación o destrucción de los tejidos precancerosos o cancerosos. Existen diversas formas quirúrgicas de hacer esto sin extirpar el útero ni dañar el cuello uterino, de tal manera que la mujer pueda aún tener hijos en el futuro.
Los tipos de cirugía para el cáncer cervical precoz comprenden:
Una histerectomía (extirpación del útero pero no de los ovarios) a menudo no se lleva a cabo si el cáncer cervical que no se ha diseminado. Se puede practicar en mujeres que se hayan sometido a procedimientos LEEP repetitivos.
El tratamiento para el cáncer cervical más avanzado puede comprender:
Es posible utilizar la radioterapia para tratar los casos en que el cáncer se ha diseminado más allá de la pelvis o el cáncer que ha reaparecido. La radioterapia es ya sea interna o externa.
La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir el cáncer y algunos de los que se usan como quimioterapia para el cáncer cervical son: 5-FU, cisplatino, carboplatino, ifosfamida, paclitaxel y ciclofosfamida. En algunas ocasiones, se utiliza radiación y quimioterapia antes o después de la cirugía.
video

PREVENCIÓN

Una nueva vacuna para prevenir el cáncer de cuello uterino ahora está disponible. En junio de 2006, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos aprobó la vacuna llamada Gardasil, la cual previene contra la infección contra los dos tipos de virus del papiloma humano (VPH) responsables de la mayoría de los casos de cáncer cervical.
Los estudios han mostrado que la vacuna parece prevenir el cáncer cervical y las lesiones precancerosas en sus estadios iniciales. Gardasil es la primera vacuna aprobada dirigida específicamente a prevenir algún tipo de cáncer.
El hecho de practicar relaciones sexuales con protección (usando condones) también reduce el riesgo de contraer el VPH y otras enfermedades de transmisión sexual. La infección con el virus del papiloma humano ocasiona verrugas genitales, las cuales pueden ser apenas visibles o de varias pulgadas de ancho. Si una mujer observa verrugas en los genitales de su pareja, debe evitar la relación sexual con esa persona.
Para reducir adicionalmente el riesgo de padecer cáncer cervical, las mujeres deben limitar el número de compañeros sexuales y evitar las parejas que participen en actividades sexuales de alto riesgo.
El hecho de practicarse citologías vaginales puede ayudar a detectar cambios precancerosos que pueden tratarse antes de que se conviertan en cáncer cervical. Las citologías detectan eficazmente tales cambios, pero tienen que hacerse en forma regular. Los exámenes pélvicos anuales, incluyendo una citología vaginal, se deben iniciar cuando la mujer se vuelve sexualmente activa, o en mujeres de 20 años que no son sexualmente activas.


PRUEBA DE PAPANICOLAU


1. ¿Qué es la prueba de Papanicolaou?

La prueba de Papanicolaou (también conocida como la prueba Pap o examen de citología) es una manera de examinar células recolectadas del cuello uterino y la vagina. Esta prueba puede mostrar la presencia de infección, inflamación, células anormales, o cáncer.
2. ¿Qué es un examen pélvico?

En un examen pélvico, el médico palpa el útero (matriz), la vagina, los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto, con el propósito de encontrar cualquier anormalidad en su forma o tamaño. Durante el examen pélvico, se utiliza un instrumento conocido como espéculo para ensanchar la vagina de tal manera que la parte superior de la vagina y el cuello uterino puedan ser vistos.

3. ¿Por qué son importantes la prueba de Papanicolaou y el examen pélvico?

La prueba de Papanicolaou y el examen pélvico forman parte importante del cuidado de la salud rutinario de una mujer, ya que con ellos se pueden detectar anormalidades que pueden conducir a cáncer invasor. Estas anormalidades pueden ser tratadas antes de que el cáncer se desarrolle. La mayoría de los cánceres invasores del cuello del útero se pueden prevenir si la mujer se hace pruebas de Papanicolaou y exámenes pélvicos con regularidad. Además, al igual que otros tipos de cáncer, el cáncer del cuello del útero puede ser tratado con mayor éxito cuando se detecta temprano.

4. ¿Quién realiza la prueba de Papanicolaou?

Los médicos y otros profesionales de la salud, tales como asistentes médicos, matronas y enfermeras practicantes, pueden realizar pruebas de Papanicolaou y exámenes pélvicos. Estos individuos, por lo general, son conocidos como clínicos. (En Costa Rica médicos y enfermeras).

5. ¿Cómo se realiza la prueba de Papanicolaou?

La prueba de Papanicolaou es simple, rápida y no causa dolor; puede realizaprueba, se saca una muestra de células de adentro y de alrededor del cuello del útero con un raspador de madera o un cepillo cervical pequeño. El espécimen (muestra) se pone en una lámina de vidrio o se lava en líquido fijador y se envía a un laboratorio para que sea examinado.

6. ¿Quién debe hacerse la prueba de Papanicolaou?

Las mujeres que son o han sido sexualmente activas, o mayores de 18 años, deben hacerse pruebas de Papanicolaou y exámenes físicos con regularidad. Sería bueno que las mujeres consulten a su médico acerca de la frecuencia con que deben hacerse estos exámenes.
No se sabe de una edad en la que la prueba de Papanicolaou deja de ser eficaz. Las mujeres mayores deben seguir haciéndose exámenes físicos con regularidad, entre ellos el examen pélvico y la prueba de Papanicolaou. Las mujeres que han tenido resultados consistentemente normales en la prueba de Papanicolaou podrían preguntarle al médico con qué frecuencia deben hacerse la prueba de Papanicolaou.
Las mujeres que han tenido una histerectomía (cirugía en la que se extrae el útero, incluyendo el cuello del útero) deben consultar con su médico acerca de si tienen que seguir haciéndose pruebas de Papanicolaou con regularidad. Si la histerectomía se llevó a cabo debido a una condición precancerosa o cancerosa, tendrán que seguir sacándose muestras del final del canal vaginal para determinar cambios anormales. Si el útero (incluyendo el cuello del útero) ha sido extraído debido a una condición no cancerosa como fibroides, las pruebas de Papanicolaou rutinarias pueden no ser necesarias. Sin embargo, sigue siendo importante que la mujer continúe teniendo exámenes ginecológicos con regularidad como parte del cuidado de su salud.
video


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

MedlinePlus
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000893.htm

IMSS
http://www.imss.gob.mx/salud/Cancer/tipos/Pages/cancercervico.aspx

Organización Mundial De La Salud

http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs297/es/